Desde la revolución industrial ya sabemos cómo fabricar productos de la mejor manera posible y minimizando costes. Pero es el momento de superar esta etapa y pasar a la era post-industrial. Y nos está costando.

Hasta hace relativamente poco, los servicios se consideraban bienes intangibles e indiferenciados del producto al que iban asociados, con lo que no se sabía calcular su valor ni se invertía en ellos.

Pero hoy en día, las empresas han dejado de competir en base a qué productos venden, sino a qué servicios prestan, por eso hoy tiene más sentido que nunca el Diseño de Servicios.

Deja un comentario

*